jueves, junio 22, 2006

Educación, cambio climático y medios de comunicación


Concienciar a la gente. Ese debe ser el objetivo principal. El Cambio Climático es real. No es algo sacado de alguna novela de ficción o de alguna película de argumento futurístico. Está ahí. Es algo del presente, del “ahora” y, dependiendo de cómo lo afrontemos y sobre todo de las medidas que se tomen para paliar sus devastadores efectos y en mayor o menor medida detenerlo o frenarlo, las generaciones venideras tendrán un futuro u otro. ¡Hay que actuar ya! Dejarlo para mañana podría resultar fatal.

Una de sus consecuencias es el aumento de la frecuencia de aparición de fenómenos meteorológicos extremos como los huracanes (Katrina y Rita en EE.UU.) y los tornados (cinco tornados en Barcelona en un solo día hace unos meses). Esto no es ninguna broma. Basta ya de hablar del Cambio Climático como si fuera algo que no va con nosotros. Es un hecho que nos afecta a todos a escala mundial. Sus efectos se están notando en muchos puntos de la Tierra.

Recientes investigaciones de expertos en el asunto han aportado datos alarmantes. La acción del hombre está provocando la destrucción masiva de la biodiversidad de nuestro planeta. La extinción de las especies de animales y plantas es el aspecto más grave de esta crisis. Según estimaciones recientes, al año desaparecen unas 27.000 especies, lo que supone una cada 20 segundos. Es cierto que la extinción es algo completamente normal y forma parte de la historia natural pero, también es verdad que las actividades humanas han aumentado no menos de mil veces, posiblemente varios miles de veces, el ritmo de extinción de las especies respecto a la tasa natural. Si se cumplen las previsiones más pesimistas, a finales de siglo habrán desaparecido más de la mitad de las especies animales y vegetales. Desgraciadamente, y por muy bien que hiciéramos las cosas ahora, la pérdida de biodiversidad continuaría durante mucho tiempo. Muchos ya creen que estamos metidos de lleno en la sexta gran extinción. No les falta razón para creerlo.

Poca referencia a estos graves problemas es la que se hace en los medios de comunicación. Esto es un hecho que cualquiera de nosotros puede comprobar fácilmente. Basta con escuchar y ver las noticias cuando se disponen a informar sobre un desastre natural ocurrido en algún lugar. Siempre hacen mención a las consecuencias y casi nunca a las causas del desastre. Prácticamente no hay programas de divulgación científica en los que se intente concienciar a la gente de un problema de dimensión global. Que la población tome conciencia del Cambio Climático es algo fundamental y muy importante ya que, al fin y al cabo, la sociedad la formamos todos y cada uno de nosotros y solamente si todos nosotros ponemos nuestro granito de arena, podremos conseguir frenar este fenómeno provocado por el hombre.

Dicho esto, volvemos a lo de siempre cuando hablamos sobre estos temas: la educación. En mi modesta opinión, la mayoría de los problemas que afectan al hombre por no decir todos, tienen su solución en la educación. Es muy necesario que las escuelas, institutos y universidades pero sobre todo los padres inculquen a sus hijos una serie de valores que les hagan ser respetuosos con el medio ambiente desde que son pequeños. Es nuestra responsabilidad y obligación cuidar el medio que nos rodea. Vivimos en un planeta que poco a poco estamos convirtiendo en un auténtico basurero. Somos todos y cada uno de nosotros los que con nuestra ignorancia estamos provocando el Cambio Climático. Los expertos llevaban mucho tiempo advirtiéndolo. Pero desgraciadamente, a la mayoría de las personas no les importa esto lo más mínimo. Viven el día a día como si no estuviera pasando nada. Viven en una especie de “mundo virtual” compuesto de móviles, televisores y ordenadores. No tienen ningún contacto con la Naturaleza. Viven desconectados de la realidad. Y lo peor es que la mayoría contribuye de forma efectiva al Cambio Climático acelerándolo enormemente con acciones tan cotidianas como conducir un coche cuando pueden ir en bicicleta o andando.

El hombre cree que está por encima de la Naturaleza, pero no es así. Algún día nos daremos cuenta. Esperemos que cuando llegue ese día no sea demasiado tarde.

viernes, mayo 05, 2006

Nanotecnología: la revolución de lo invisible

La nanotecnología es el desarrollo y producción de artefactos cuya dimensión es de menos de 100 nanómetros (1 nanómetro = 10-9). En el futuro, la nanotecnología podría permitir obtener materiales con enorme precisión en su composición y propiedades. Dichos materiales proporcionarían estructuras con una resistencia sin precedentes. A partir de los mismos se podría también fabricar ordenadores extraordinariamente compactos y potentes. La nanotecnología daría lugar también al empleo de una cirugía a escala celular. Serían por lo tanto muchos los beneficios para la sociedad si fuéramos capaces de manipular la materia y fabricar artefactos con una precisión de unos pocos átomos.

Las piezas fabricadas con un mecanizado “normal” tendrían una precisión de 1 µm (micrómetro), mientras que el mecanizado “de precisión” supondría una precisión de 10 nm y el “ultrapreciso” de hasta 1 nm. Este tipo de nanotecnología se denomina habitualmente “de arriba abajo”. A partir de ella se desarrollan máquinas para el mecanizado ultrapreciso con el fin de obtener materiales más resistentes y con una vida útil mucho más larga. Uno de los campos donde se está aplicando este método es el pulido de los materiales duros como las levas para motores de automóviles. También se aplica en la fabricación de circuitos integrados, donde debe de existir una gran presión para hacer que los transistores individuales sean cada vez más pequeños y estén cada vez más juntos. Cuanto más pequeños sean y más juntos estén, más rápidamente funcionarán y menos energía consumirán.
Un ejemplo de esta miniaturización “casi imposible” lo podríamos encontrar en los chips comerciales Pentium de Intel, los cuales tienen una anchura de línea de unos 300 nm, con aproximadamente 1,5 millones de transistores en cada chip alcanzando velocidades de cálculo de auténtico vértigo.
Las técnicas empleadas actualmente para fabricar esos chips tienen limitaciones que podrían detener la evolución de la tecnología y hacer que dejara de cumplirse la llamada “ley de Moore” (que afirma que cada año se duplica el número de transistores que pueden llevar incorporados los chips). No obstante, los efectos de los avances en los chips de silicio en la economía mundial son enormes, y la presión comercial es tal que es casi inevitable que se desarrollen tecnologías para mantener el impulso. Es muy posible que los métodos que lleven la tecnología de fabricación de chips por debajo de la barrera de los 100 nm correspondan a “nanotecnologías de abajo arriba”. Pero, ¿en qué consiste? En construir un artefacto manipulando materia a escala nanométrica y ensamblando objetos átomo a átomo o molécula a molécula. ¿Cómo? Con robots nanométricos programables para montar cualquier cosa. Estas máquinas estarían hechas con componentes moleculares con lo que sistemas tales como engranajes se montarían a partir de componentes moleculares que girarían y se entrelazarían.
Se han sugerido múltiples aplicaciones para estas “nanomáquinas”, que incluso podrían introducirse en el cuerpo humano para detectar y reparar daños en las células.


Nanorobots reparando células humanas


Algunos químicos ya han conseguido montar minúsculas lanzaderas moleculares en las que una molécula de poliéter cíclico puede detectarse mediante resonancia magnética nuclear (RMN) al oscilar de un punto estable a otro. En la actualidad pueden llenarse microtúbulos de carbono con líquidos portadores de metales y posteriormente eliminar los túbulos, dejando cables conductores de unos pocos nanómetros de espesor. Una combinación de algunas de estas herramientas y de otras aún no inventadas podrá hacer posible la fabricación de máquinas a escala molecular, aunque seguramente harán falta décadas para lograrlo.

Una segunda área de nanotecnología de abajo arriba es la fabricación de materiales de nanofase. Algunos ejemplos son cerámicas de óxido, como el dióxido de titanio o titania, en la que los granos que forman el cuerpo se hacen muy finos. El campo de los materiales de nanofase está ampliándose para incluir el estudio de las propiedades electrónicas y ópticas de los polvos ultrafinos. Las posibles aplicaciones van desde cosméticos (cremas de protección solar, etc.) hasta recubrimientos para tubos de imagen de televisores.

Al igual que el planteamiento “de arriba abajo”, el enfoque de la nanotecnología “de abajo arriba” tiene un enorme potencial, especialmente en el desarrollo de nuevos materiales.

domingo, abril 16, 2006

Viaje al corazón de Google

Es difícil imaginar cómo sería Internet sin Google, la herramienta más usada de la red y también la página más visitada. Se puede usar para buscar la definición de una palabra, descubrir un teléfono, identificar un avión, localizar un/a exnovio/a, encontrar una receta de cocina, bloquear anuncios molestos, conseguir un mapa, poner nervioso a Bill Gates y un largo etcétera. Para algunos Google es capaz de encontrar la cura del cáncer, la caspa, el mal aliento y la calvicie. Otros piensan que es un repugnante monopolio. A los demás nos sirve para encontrar lo que andamos buscando.

Google está rodeado de unos números enormes: más de 4000 millones de páginas indexadas, 200 millones de preguntas respondidas al día, más de 1000 servidores, 850 millones de ingresos anuales (2003, antes de salir a bolsa), un 80% de los navegantes estadounidenses lo usan cada mes y se pueden hacer consultas en 97 idiomas. Todo esto es Google, cuyo nombre está basado en Googol, el nombre de 10 elevado a 100. El valor de la empresa Google reside en que la utilidad de Internet sin ella y o sin sus equivalentes sería mucho menor ya que, a medida que la red crece, la información está cada vez más y más diluida.

Google Inc. fue creada en un garaje por dos estudiantes de informática de la Universidad de Stanford. Sus nombres: Sergei Brin (hijo de matemático) y Larry Page (hijo de informático) hoy apenas en la treintena. Se conocieron en 1995 y empezaron a trabajar en sus tesis. Sus investigaciones acabaron derivando hacia la búsqueda en Internet que, por aquél entonces, era un problema poco interesante. Pero, para crear la empresa, necesitaban financiación. No fue para nada un problema porque la consiguieron en menos de 15 minutos. Eso es el tiempo que les llevó convencer al inversor y cofundador de Microsystems Andy Bechtolscheim que les firmó sobre la marcha un cheque de 100.000 dólares a nombre de Google Inc. En 1998 Page y Brin abrieron su primera oficina con un único empleado. Un año más tarde ya tenían 60 además de varios grandes clientes corporativos y un hogar: el Google Plex. En este “hogar” los programadores (que se pueden llevar su perro al trabajo) van descalzos, hay sofisticadas lámparas de lava decorando todo el complejo, sobre las mesas de reuniones se puede jugar al ping-pong, abundan las salas con sillones para descansar, hay masajistas, un campo de hockey y grandes balones para hacer de sillas de campaña. De la comida se encarga el antiguo chef de los legendarios Grateful Dead. En fin, Google mima a sus empleados. Apenas hay jefes: la empresa funciona con cientos de jóvenes brillantes. Sí, Google sólo recluta gente muy lista. La idea es contratar personas competentes y confiar en que ellos mismos sabrán organizar su trabajo pero siempre bajo la atenta mirada del veterano de Novell Eric Schmidt (consejero delegado de Google). Es bueno trabajar en Google. Aunque probablemente para los programadores lo más cercano al paraíso es la posibilidad de dedicar el 20% de su tiempo a desarrollar sus propios proyectos. Sin embargo, el caos es sólo aparente. Google sabe muy bien lo que hace con sus empleados y sus clientes. Ha tomado ya muchas decisiones correctas: utilizar software libre como sistema operativo Linux, utilizar “granjas” de ordenadores baratos interconectados para abaratar costes y aumentar la fiabilidad, reciclar discos de memoria de segunda mano, etc. Gastos, sólo los imprescindibles.

Desde el punto de vista del usuario, lo que más sorprende de Google es su apariencia. Su diseño ha creado escuela, y sus competidores se han visto obligados a adoptar el mismo minimalismo. Pero, Google no lo hace por cuestiones de estética, sino por el bien del usuario. La página de Google, durante la mayor parte del tiempo, alberga en su interior solamente 37 palabras y pesa 1,22 k/b. Cada palabra más ralentiza la descarga de la página. Lo que podría pasar en esas circunstancias es que el usuario en cuestión se impacientara y quizá incluso se marche a otro buscador. Ahora mismo el tiempo medio que Google tarda en devolver el resultado de una búsqueda es de 0,3 segundos, algo difícil de superar.

Para muchos, Google es el más rápido, el más completo y el mejor organizado. La empresa se esfuerza mucho día a día para potenciar aún más esas cualidades que ya tiene. Para ello se trabaja en mejorar décimas de segundos, ajustar el page rank (una fórmula matemática que asigna valores a cada página web en función del número de enlaces que hay en Internet y que lleven a ella; cada enlace a dicha página es un voto a favor de la misma; a mayor page rank, mayor relevancia) y ampliar el terreno cubierto por sus arañas (programas conocidos como Googlebots que rastrean la red en busca de nuevas páginas para actualizar la base de datos del buscador). Para Google, los resultados de las búsquedas son sagrados. Cuanto mejores son, mayor es el número de usuarios y mayor el de anunciantes. Si además esos anuncios no molestan a los usuarios (lo cual Google lo consigue poniéndolos en relación con lo que uno busca; es el llamado AdWords), se tiene usuarios contentos, anunciantes felices y mucho dinero. Dichos anunciantes ofrecen pagar por asociar su anuncio con una palabra clave: hay una subasta y el que más paga, gana. Por esta vía Google ingresó en 2003 más de 490 millones de dólares. Su receta se podría resumir de la siguiente manera: mima con exquisitez a tus empleados para que estos mimen a tus usuarios y atraigan a tus clientes (dinero).

viernes, marzo 24, 2006

El fenómeno de la Globalización

La verdad es que, definir la globalización es algo relativamente sencillo. Lo complejo es entender todo lo que conlleva. Podríamos definirla como un fenómeno de ruptura con el pasado. Un fenómeno en el cual los países se van integrando progresivamente en el marco de la economía internacional y, al mismo tiempo, cediendo poder a unas fuerzas verdaderamente supranacionales. Es un proceso que afecta a todo el planeta, lo que equivale a decir que "nadie se escapa". Como un lobo feroz con mucha hambre en busca de su presa. Lo engulle todo, ya sea para bien como para mal.

¿Cuáles son las causas de la globalización? Determinarlas es bastante complicado pero la mayoría coincide en señalar tres:
1) Rápida apertura comercial de los países después de la segunda Guerra Mundial con el consiguiente incremento de los intercambios de bienes y servicios.
2) Liberalización de los mercados de capitales.
3) Revolución tecnológica basada en las telecomunicaciones y la información (TICs)


Después de señalar estas causas, podríamos hacer un breve repaso de los distintos perfiles/dimensiones de la globalización. Pueden identificarse hasta siete: la globalización tecnológica, la globalización comercial, la cultural, la financiera, la productiva, la laboral y, finalmente, la globalización política. Detengámonos un poco en cada una de ellas.

Globalización Tecnológica
Es el resultado de una utilización prácticamente universal de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones. De esto no hace mucho. Asistimos hace unos cuantos años a una nueva revolución industrial basada en la informática y la información tecnológica. A partir de ese momento, el tratamiento de la información y sobre todo su transmisión, se convirtieron en dos de los sectores claves de la economía global.

Globalización Comercial
Se refiere al desarrollo de un mercado cada vez más libre y en el que se produce más para el mercado mundial que para el nacional. Organismos como la OMC se encargan de velar por el cumplimiento de una serie de acuerdos que garanticen el libre comercio mundial.

Globalización Cultural
Es la extensión a casi todos los rincones del planeta de un pensamiento único: el neoliberal. Los neoliberales están en contra de todo aquello que pueda limitar la libertad de elegir de los individuos. Por eso, están en contra de los Estados intervencionistas. Sostienen que, cuanto menos esté intervenido el mercado, mejor funcionará.

Globalización Financiera
Hace referencia a la libre circulación de capitales a nivel mundial. Estos capitales se desplazan de un mercado a otro sin tener en cuenta la nacionalidad de los propietarios y buscando la máxima rentabilidad.

Globalización Productiva
Es simplemente la distribución por el mundo del proceso productivo. En los últimos años se está dando un tránsito de la producción industrial en masa hacia formas de producción mucho más difusas y flexibles. La mayoría de los bienes manufacturados raramente son producidos íntegramente en una sola fábrica.

Globalización Laboral
Es la fragmentación de los mercados de trabajo. Las empresas buscan siempre distintas vías para reducir sus costes de producción optando la mayoría de las veces por la más sencilla de ellas: la reducción de los costes laborales. ¿Cómo? Deslocalizando su producción y estableciendo fábricas en aquellos páises donde la mano de obra es barata, con lo que consiguen sustanciosas rebajas en sus costes, muchas veces a costa de la calidad de vida de sus empleados.

Globalización política
Se manifiesta en la homogeneización de las políticas que se aplican en los países de todo el mundo. Las recetas de política económica son casi siempre las mismas: apertura comercial, desregulación y privatización y estabilización macroeconómica.


Otras manifestaciones de la globalización
A parte de las distintas dimensiones de la globalización que hemos mencionado y que, en cierta manera, podemos considerar beneficiosas para el conjunto de nuestra sociedad, existe una cara más oscura de la globalización, que esconde otro tipo de perfiles de la misma que son mucho más perversos. Hablamos de la globalización de los problemas ambientales, los movimientos migratorios ilegales entre países ricos y países pobres, la globalización de las actividades delictivas (narcotráfico, blanqueo de dinero, corrupción, tráfico de armas, trata de blancas...), etc. Estas globalizaciones no son más que manifestaciones del mismo proceso pero no son deseadas por la mayoría de las personas.

Globalización de los problemas medioambientales
Los problemas medioambientales superan todas las fronteras nacionales. Afectan a todo el planeta. Son un problema "global". El origen del mismo está en el modelo de desarrollo imperante en todo el mundo que, con un carácter depredador, considera los recursos naturales como bienes libres que se renuevan indefinidamente.

Movimientos migratorios ilegales
Los bienes, los capitales y las ideas circulan libremente. Sin embargo, y a juzgar por las legislaciones en materia de migración de los diferentes países del mundo, la movilidad de las personas no parece ser tan deseada ya que, si la misma fuera totalmente libre, eso significaría un reparto diferente de los beneficios generados por la globalización. Lógicamente, los que se oponen a dicha movilidad libre son los que más se están beneficiando de las restricciones impuestas.
La idea de la libertad para participar en el mercado mundial se extiende inevitablemente a todas las esferas. De esta manera, los ciudadanos de los países pobres que aspiran a vivir como los de los países ricos, no dudan en arriesgar sus vidas cruzando mares y desiertos en un ejercicio de libertad para alcanzar un supuesto paraíso. Pero, una vez que llegan a su destino (si es que tienen la tremenda fortuna de superar todos los obstáculos y poder llegar a él), ¿qué les aguarda? En la mayoría de los casos la repatriación a su países de origen. Entonces, todo el esfuerzo realizado no habrá servido absolutamente para nada. Sólo para generar sufrimiento y odio. Sí, odio. Odio hacia los países que les han cerrado las puertas de una vida mejor y sobre todo más digna. Todos nos merecemos vivir dignamente. Nadie tiene derecho a impedirnos conseguir ese objetivo. Somos seres humanos. Comportémonos como tal.

Globalización de las actividades delictivas
Existe un tipo de mercancías cuyo comercio está prohibido a nivel internacional, pero hay consumidores que son capaces de pagar fuertes sumas de dinero por las mismas y, por lo tanto, surgen oferentes capaces de producirlas. Hablamos de las drogas, las armas, la pornografía infantil, los nuevos esclavos (inmigrantes ilegales engañados y obligados a prostituirse o trabajar sin descanso tan sólo por un sustento vital, sin ningún tipo de derechos), etc.
Como consecuencia de dichas actividades surgen dos más: la corrupción (la no aplicación de las legislaciones que prohíben actividades delictivas) y el blanqueo de dinero (dar una imagen de legalidad al dinero que procede de prácticas ilegales aprovechando la facilidad de los movimientos internacionales de capital para ocultar su origen).


Conclusión
La globalización es un fenómeno imparable. Lo toca todo y a todos. A veces para bien, a veces para mal. Los más perjudicados suelen ser siempre los más necesitados, los países pobres. Los más beneficiados, los países ricos y, dentro de los mismos, los más ricos son los que se quedan con la mayor parte del pastel. Pero esto, al fin y al cabo, es la misma historia de siempre. Podemos aceptarlo y resignarnos a ello o, concienciarnos del problema y actuar. ¡Actuar ya! No mañana. ¡Hoy! Comencemos por cambiar nuestra propia actitud, nuestra manera de ser, redefinamos nuestras convicciones, nuestros valores e ideales. Comencemos por pensar más en el prójimo y menos en nosotros mismos. ¡Basta ya de tanto egoísmo! Nosotros somos el problema y también la solución. Confío plenamente en que, entre todos, poniendo cada uno de nuestra parte y con nuestra fuerza de voluntad, podremos contribuir a mejorar este mundo en el que vivimos. Si lo conseguimos, podremos erradicar de una vez por todas tanta desgracia y sufrimiento.
Espero que estas palabras sirvan al entendimiento y a la reflexión del lector.

sábado, marzo 11, 2006

La Blogosfera


¿Qué es eso de los blogs? ¿Por qué están tan de moda últimamente? El título de este post, ¿a qué se referirá? Son preguntas a las que se pueden responder de una forma relativamente sencilla. De los blogs (también llamados weblogs o bitácoras on line) podemos decir que son como la versión digital de los diarios personales. Se insertan en ellos mensajes (posts) que quedan ordenados cronológicamente. El más reciente es el que está en la parte superior de la página. También se pueden insertar enlaces que llevan a otras bitácoras creando un espacio en la red denominado blogosfera. La web de Touchgraph dispone de una aplicación que dibuja mapas en los que aparecen los principales blogs y cómo se encuentran enlazados (la imagen de más arriba es un ejemplo).

Cuando empezó el fenómeno de los blogs hace ya varios años, el tema más tratado era el de la tecnología. Los bloggers (creadores de blogs) discutían en sus bitácoras todos los temas relacionados con lo que más les gustaba: los "cacharros informáticos". Esto era así porque la mayoría de los internautas eran expertos en tecnología. Pero, con el avance de Internet y la popularización de las herramientas de publicación, los temas objeto de conversación en los blogs se han expandido hasta el infinito. Hay weblogs que tratan sobre música, sobre cine, política, sexo, cultura... Como en cualquier charla, se habla de todo tipo de cosas. Los blogs son una conversación. Sí, creo que "conversación" es lo que mejor los define.

Hoy los blogs se cuentan por miles. Los más populares son capaces de poner contra las cuerdas a los poderosos. Su gran ventaja: costes bajos, casi inexistentes. Además, cualquiera puede crear un blog. Es tan sencillo como crear una cuenta de correo electrónico. Portales como Blogger permiten hacerlo incluso gratis. Solamente hace falta un ordenador y una conexión a Internet. Esas dos cosas son suficientes para poner en marcha una herramienta de comunicación con posibilidades prácticamente ilimitadas. Los bloggers pueden hacer que sus opiniones resuenen en los rincones más remotos de la tierra. No hacen falta litros de tinta ni toneladas de papel ni una enorme red de distribución (eso es cosa de los mamuts de la prensa tradicional). Y, a pesar de eso, existen blogs con más audiencia incluso que muchos medios de comunicación. Aprovechando este hecho, los blogs más populares de EEUU forman parte fundamental de la estrategia de los grandes partidos políticos. Estos nuevos medios pueden hacer rodar cabezas actuando como miles de hormigas capaces de acabar con dinosaurios de la política y de la prensa. Un ejemplo de esto último es el del veterano periodista de televisión Dan Rather, que se vio obligado a dimitir tras un escándalo destapado por los blogs.
Pero, los blogs no sólo sirven para crear polémica, también sirven para ganarse la vida. Sí, habeis leído bien. Ganarse la vida, ¡y sin salir de casa! ¿Cómo? Gracias a los ingresos publicitarios. Empresas como Google, con su sistema Adsense, permiten vender anuncios sin una red comercial. Basta con añadir una especie de código en el blog y empezar a cobrar.

Otro uso que muchos autores dan a sus blogs es el de una herramienta para promocionarse. Los weblogs son una nueva forma de acercarse a los lectores. Sin embargo, para la gran mayoría de los bloggers, el dinero y la popularidad no son las razones que les llevan a sentarse delante del ordenador y escribir. Para muchos, un blog se hace por "amor".

Aquí os dejo apuntados algunos de los blogs españoles más leídos:
Bitácoras: es el mejor sitio para empezar. Clasifica unos 20.000 blogs.
Barrapunto: el blog comunitario de tecnología más leído en español.
La Petite Claudine: sobre chicas, chicos, sexo y cibercultura.
Microsiervos: sobre tecnología.
Periodistas 21: sobre medios, actualidad política y blogs.
Cuaderno de bitácora: lo último sobre astronomía.
Guerra eterna en Oriente Medio: relatos poco conocidos sobre Iraq y Palestina.
Wikipedia: no es exactamente un blog pero posee el "espíritu" de uno. En realidad es una enciclopedia on line, la más grande que existe. Hasta aquí todo normal. Sin embargo, lo que la hace única es que en su elaboración puede participar todo el mundo. De hecho, cientos de voluntarios la están completando día a día. No tiene copyrigth y cualquier lector puede sumar su granito de arena a la ingente obra desde su navegador de Internet. Su creador es Jimbo Wales. Existen versiones en distintos idiomas. La española es una de las más completas con unos 45.000 términos.

sábado, febrero 25, 2006

Presentación

¡¡Hola a todos!! Me complace mucho presentaros este nuevo y fascinante blog. Un blog para opinar sobre el fenómeno de la "globalización". Está pensado para que, entre todos, podamos de alguna manera entender este complejo fenómeno que, de una manera o de otra, nos afecta a todos. Haciéndolo podremos ser capaces de analizarlo en profundidad, en busca de argumentos que defiendan sus virtudes o, por el contario, argumentos que nos abrirán los ojos para que podamos ver más allá y llegar a conclusiones insospechadas que resalten los efectos más que negativos de la globalización. Espero que todos aporten su granito de arena. Por cierto: soy un alumno de la Universidad de Alicante que está estudiando su cuarto curso de la Licenciatura en Economía. Mi nombre es André. Ale, a dejar opiniones. Nos vemos. Talué.